GEA colaborando con AIDE en la residencia de personas mayores en Marruecos-Crónica 5 de agosto

  • Sharebar
    Fecha: 
    Sáb, 30/07/2016 - 22:00 - Sáb, 06/08/2016 - 22:00

    Día 5
    Nuevo día en Marruecos, ninguno es igual a otro, aunque el Sol
    nos despierte a la misma hora, aunque tengamos puntos de referencia a
    lo largo de nuestro día, siempre hay
    matices diferentes, en cualquier momento se presenta Kairos, la
    oportunidad. Pues vivir una experiencia de este tipo, siempre es una
    oportunidad de descubrir algo nuevo, de aprender una nueva faceta
    humana, de descubrir un recurso escondido en nuestra personalidad, de
    aprender del ejemplo de nuestros compañeros de ruta.
    Hoy el día
    transcurrió trabajando, cantando, soñando, viviendo, junto a nuestros
    ancianos tratando de mejorar las instalaciones de la residencia.

    Entre otras muchas actividades, se ha arreglado las placas solares.
    Placas que por una mala instalación no funcionaban y se les ha realizado
    un arreglo de emergencia totalmente ecológico y renovable,
    aprovechando los propios depósitos de la instalación de las placas y
    permitiendo que puedan tener agua caliente de nuevo en las duchas.

    Se restauraron las camas de los ancianos, se realizaron arreglos de
    electricidad, instalaciones de enchufes en habitaciones, se siguió con
    el arreglo de armarios y detalles que serían interminables describir.

    Por la tarde tuvimos, lo que podemos decir un privilegio, ya que las
    chicas pudimos compartir una tradición femenina en Marruecos y es el
    arreglo con Henna. Así como conocer algo más de los trajes típicos de
    este país, teniendo la oportunidad de poder incluso vestirnos con ellos.
    Los chicos mientras tanto disfrutaron de una tarde de playa y de una
    esplendida puesta de sol que queremos compartir con vosotros, pues es
    espectacular.
    La noche acabó alrededor de un fuego, compartiendo
    cada uno de nosotros aquello que podía aportar y tratando de llenar un
    cuenco en el que quedaron grabados nuestros nombres así como la energía
    de nuestro Servicio, como huella para el futuro de GEA en este país y
    como tesoro en el corazón de cada uno de nosotros.