Intervención en Filipinas - Día 6 de Diciembre

  • Sharebar

    Hoy dormimos en Ormoc, una ciudad que ya está en la misma isla que Tacloban. De hecho, a tres km de aquí ya está la zona que fue arrasada por el mar. La planta potabilizadora llegará a este mismo puerto a las 4 de la mañana aproximadamente y será llevada en un único paquete a la zona en la que la vamos a instalar.

    Ha sido un día de incertidumbre, pues queríamos llegar cuanto antes a la zona y ésta ha sido la manera más rápida que hemos encontrado. Mañana, por tanto, podremos comenzar a trabajar.

    La zona está totalmente arrasada y se calcula que tardarán unos 2 años en volver a unas condiciones aceptables de vida, si todo va bien. Por lo demás, la zona es segura y no se han dado casos de malaria.

    Hemos conseguido hacernos con un usb para conectarnos a internet, aunque no sabemos si tendremos cobertura en la zona.

    Hoy ha sido nuestro primer día en Tacloban. Hemos podido ver la comunidad de los redentoristas en la que, hasta hace poco vivían unas mil personas, que ahora poco a poco han vuelto a barrios completa o parcialmente destruidos por el Tifón.

    Hemos estado estudiando inicialmente la posibilidad de dar una solución técnica al agua que tienen en la comunidad y a la vez nos hemos puesto en contacto con las autoridades que están coordinando la ayuda internacional en la zona; en particular la de distribución de agua.

    La potabilizadora aún no ha podido ser traída a Tacloban, la velocidad de las gestiones en este país es diferente.

    Por la noche nos esperan en Ormoc. Ese conocido resulta ser el mejor anfitrión que  podría uno esperar en tan lejana ciudad.

    Después de saludar y agradecer nuestra presencia en la isla y la labor que vamos a realizar nos lleva por un destrozado puerto con muy poca luz que deja entrever los efectos  del tifón.

    La ciudad tiene menos luz todavía, hay restricciones de combustible--- allí el gasoil ha subido a casi 3 euros el litro---  nos conduce a el úrico hotel vacío,  muy básico  - con cuatro camas –literas por habitación-  pero tiene aire acondicionado .

    Nos recoge para llevarnos a cenar a un restaurante –de lujo allí—con unos platos buenísimos-

    Dormimos muy bien.